Libro de Apocalipsis 1:12-20

Apocalipsis 1:12-20 

Image

12 Y me volví á ver la voz que hablaba conmigo: y vuelto, vi siete candeleros de oro; 13 Y en medio de los siete candeleros, uno semejante al Hijo del hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por los pechos con una cinta de oro. 14 Y su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana blanca, como la nieve; y sus ojos como llama de fuego; 15 Y sus pies semejantes al latón fino, ardientes como en un horno; y su voz como ruido de muchas aguas. 16 Y tenía en su diestra siete estrellas: y de su boca salía una espada aguda de dos filos. Y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza. 17 Y cuando yo le vi, caí como muerto á sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas: yo soy el primero y el último; 18 Y el que vivo, y he sido muerto; y he aquí que vivo por siglos de siglos, Amén. Y tengo las llaves del infierno y de la muerte. 19 Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas. 20 El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y los siete candeleros de oro. Las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias; y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.

Juan ya no conocería mas a Cristo << según la carne>> (2 Cor 5:16) ; ahora El es el Rey- Sacerdote resucitado y exaltado Juan vio al Cristo glorificado en medio de los siete candeleros, que simbolizan a las siete iglesias (1.20) . El pueblo de Dios es la luz del mundo; la Iglesia no crea la luz, sino que solo la mantiene y le permite brillar. No vemos una sola lámpara gigantesca; más bien tenemos siete candeleros separados Aquí vemos ya al Hijo del hombre vestido de una ropa que llevaba hasta los pies, y ceñido por los pechos con una cinta de oro. Sus vestidos son los de un Sacerdote –Rey. El cabello blanco como la lana habla de su eternidad. (Dn 19-12) sus ojos lo ven todo y juagan lo que ven. (Dn10:6Heb 4:12; Ap19.12) ; Cristo , en medio de las iglesias , ve lo que ocurre y juzga. Los pies de bronce habla den de juicio; al altar de bronce era el lugar donde se juzgaba el pecado. Su voz << como el estruendo de muchas aguas >> sugiere dos cosas (1) el poder de la Palabra, como el mar; (2) todos los <<arroyos> de la revelación divina convergen en Cristo. Salmos 29- Ezequiel 43:2.

Tiene en su mano siete estrellas y están son los mensajeros (o pastores) de las Iglesias. Es posible que vinieran mensajeros de estas Iglesias a Juan y recibieran personalmente el libro de Apocalipsis. Las estrellas son los mensajeros (1.20) Cristo tiene a sus siervos en sus manos. (Dn 12:3). La espada que sale de su boca es su palabra que juzga (Isa 1:4;49:2 ). El brillo de su faz es como el sol que habla de su gloria. El es la brillante estrella de la mañana, porque aparecerá por su Iglesia cuando la hora sea más oscura, antes de que la ira de Dios irrumpa en el horizonte.

Cuando Cristo estaba en la tierra Juan se recostó  a su  lado pero ahora cae a sus pies, como digno de todo honor y alabanza. Cristo le asegura a Juan y calma sus temores. Cristo es el primero y el ultimo de modo que  no tenemos necesidad de temer. El tiene las llaves del Hades (no iniferno) el campo de los muertos. El Hades un día entregara las almas de los perdidos (20:13,14).

Ahora bien, vemos en el versículo 19 que Cristo le dice a Juan “ Escribe  las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas: En otras palabras , Cristo selecciono siete Iglesias de entre las muchas del Asia Menor para recalcar su mensaje especifico. Es cierto que había pecados en las otras Iglesias, pero las cuestiones que se tratan en estas siete Iglesias cubren todas las circunstancias posibles. Cristo selecciono estas sietes Iglesias para ilustrar las condiciones espirituales posibles en las iglesias hasta que El vuelva.

 

Juan ya no conocería mas a Cristo << según la carne>> (2 Cor 5:16) ; ahora El es el Rey- Sacerdote resucitado y exaltado Juan vio al Cristo glorificado en medio de los siete candeleros, que simbolizan a las siete iglesias (1.20) . El pueblo de Dios es la luz del mundo; la Iglesia no crea la luz, sino que solo la mantiene y le permite brillar. No vemos una sola lámpara gigantesca; más bien tenemos siete candeleros separados Aquí vemos ya al Hijo del hombre vestido de una ropa que llevaba hasta los pies, y ceñido por los pechos con una cinta de oro. Sus vestidos son los de un Sacerdote –Rey. El cabello blanco como la lana habla de su eternidad. (Dn 19-12) sus ojos lo ven todo y juagan lo que ven. (Dn10:6Heb 4:12; Ap19.12) ; Cristo , en medio de las iglesias , ve lo que ocurre y juzga. Los pies de bronce habla den de juicio; al altar de bronce era el lugar donde se juzgaba el pecado. Su voz << como el estruendo de muchas aguas >> sugiere dos cosas (1) el poder de la Palabra, como el mar; (2) todos los <<arroyos> de la revelación divina convergen en Cristo. Salmos 29- Ezequiel 43:2.

Tiene en su mano siete estrellas y están son los mensajeros (o pastores) de las Iglesias. Es posible que vinieran mensajeros de estas Iglesias a Juan y recibieran personalmente el libro de Apocalipsis. Las estrellas son los mensajeros (1.20) Cristo tiene a sus siervos en sus manos. (Dn 12:3). La espada que sale de su boca es su palabra que juzga (Isa 1:4;49:2 ). El brillo de su faz es como el sol que habla de su gloria. El es la brillante estrella de la mañana, porque aparecerá por su Iglesia cuando la hora sea más oscura, antes de que la ira de Dios irrumpa en el horizonte.

Cuando Cristo estaba en la tierra Juan se recostó  a su  lado pero ahora cae a sus pies, como digno de todo honor y alabanza. Cristo le asegura a Juan y calma sus temores. Cristo es el primero y el ultimo de modo que  no tenemos necesidad de temer. El tiene las llaves del Hades (no iniferno) el campo de los muertos. El Hades un día entregara las almas de los perdidos (20:13,14).

Ahora bien, vemos en el versículo 19 que Cristo le dice a Juan “ Escribe  las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas: En otras palabras , Cristo selecciono siete Iglesias de entre las muchas del Asia Menor para recalcar su mensaje especifico. Es cierto que había pecados en las otras Iglesias, pero las cuestiones que se tratan en estas siete Iglesias cubren todas las circunstancias posibles. Cristo selecciono estas sietes Iglesias para ilustrar las condiciones espirituales posibles en las iglesias hasta que El vuelva.

Advertisements